Logo facebook


Casadobe

 Más que arquitectura

Materia prima reciclada: papel de periódico.

La celulosa tiene una propiedad importante como aislante térmico: la estructura de “copo de nieve” del material ocluye el aire y reduce la pérdida de calor. La celulosa absorbe humedad, como la madera, y vuelve a liberarla, de modo que contribuye a un clima equilibrado, especialmente en verano a la hora de protegerse contra el calor estival.

En el mercado hay dos formas de suministro: en paneles y a granel (copos y pelets). Ambos se fabrican con un gasto energético reducido sobre todo si se usa papel usado. En los paneles aislantes se activa con vapor de agua los ligantes naturales junto con el borato provocan la rigidez y estabilidad de forma sin necesidad de colas reforzadas por textiles.

Similar a la aplicación de copos en húmedo (CSO) cuyo efecto conocemos del papel piedra.

El papel se desfibra, y se añaden los aditivos para conseguir la protección antifungizida e ignífuga.

La estructura del copo de celulosa se asemeja a un copo de nieve, que permite la elasticidad y agarre mutuo. Esta interconexión de los copos evita el asiento del material.

Las aplicaciones de la celulosa son tres: en abierto (manual), CSO y el insuflado de cavidades.

Las últimas dos formas de aplicación (mecánica) solo pueden ser realizadas por personal formado, registrado en DIB (Instituto Alemán de Construcción) y tienen conocimiento en construcciones y física de construcción.

Las cavidades o compartimentos tienen que ser tanto estables y resistentes como herméticos e impermeables al aire y al vapor.

Especial cuidado hay que tener con las láminas, que son las más propensas a deformarse necesariamente sobre todo si no son colocadas con tensión.

El aplicador introduce una manguera en la cavidad, hasta el fondo, retirándola según el relleno y densidad alcanzada en la cámara, consiguiendo así un homogéneo y completo relleno. Estos compartimentos pueden ser inclinados, verticales u horizontales.

La aplicación en abierto solo se ejecuta en horizontal o en superficies ligeramente arqueadas como cúpulas.

Dado que la celulosa no es apta por cargas de compresión, no se puede usar en construcciones flotantes.


Alemania
Galicia | España